La Fragancia de la Humildad en la Oración

“Hay dos maneras de alcanzar alta estima. Uno de ellas es el método del el mundo: Aproveche cada oportunidad para promoverse a sí mismo ante los demás, aprovecha las ocasiones para el reconocimiento y manipule su camino en el centro de atención. El otro camino es el camino de Dios: Humillarte. En lugar de luchar por el reconocimiento y posiciones de influencia, trata de poner a otros primero. Cultiva la humildad, porque no es algo natural. Una de las muchas paradojas de la vida cristiana es que cuando Dios ve tu humildad genuina, Él te exalta.” Henry Blackaby

A Leonard Bernstein, el fallecido director de la orquesta Filarmónica de Nueva York se le preguntó cuál era el instrumento más difícil de jugar. Sin vacilar, respondió: “El segundo violín! Puedo conseguir un montón de primeros violinistas, pero encontrar a alguien que pueda tocar el segundo violín con entusiasmo, eso es un problema. Y si no tenemos el segundo violín, no tenemos armonía.” Este es el problema al que nos enfrentamos como cristianos. Nosotros no fácilmente queremos desempeñar un papel secundario porque es demasiado humillante como una posición. Queremos ser importantes. Queremos ser el primero, pero ¿cómo podemos cultivar un corazón humilde en nuestra vida de oración.

En Juan 12, María de Betania ofreció gracias humildemente a los pies de Jesús. Ella libremente se entregó totalmente con un corazón agradecido y abandonado. Se vistió sí misma en la humildad, se derramó como un perfume sobre Jesús que él rápidamente reconoció por el sacrificio. Era costoso.

Muchos de nosotros estamos preocupados por nuestras finanzas y nos consumimos al pensar en un futuro incierto. Nos preocupamos por nuestra jubilación o por el dinero para la universidad. María dio su más valiosa posesión, con un valor de más de $40.000.00 en nuestros días, eso era su herencia y futuro en su totalidad. Tómese un momento para pensar en la realidad de lo que hizo María en este acto humilde. Ella libremente le dio a Jesús todo, y la fragancia de lo que ella hizo llenó toda la habitación. Parece que en un mundo que está volviendo progresivamente oscuro, una fragancia de humildad haría una diferencia marcada. María tenía un corazón humilde.

Mientras evaluamos nuestra vida, qué es una de las mejores cosas que podemos dar a los otros, y especialmente los de nuestra propia familia? Tal vez podemos ofrecer un corazón—un corazón que vela por los intereses de los demás y no es egoísta ni orgulloso, un corazón que sirve y ama incondicionalmente, y un corazón que cultiva la humildad en la oración. ¿No es esto lo que Jesús quiere en nuestra vida? Él odia el orgullo y la ambición egoísta, pero ama al manso y humilde.

¿Has oído hablar del ministro que dijo que tenía un maravilloso sermón sobre la humildad, pero que estaba esperando una gran multitud antes de predicarlo? Creo que todos nos podemos identificar con este predicador porque todos necesitamos crecer en humildad. No viene naturalmente.

Tal vez tenemos que ser más como el científico George Washington Carver. Él desarrolló cientos de productos útiles de maní! Cuando era joven le pidió a Dios que le dijera el misterio del universo. Pero Dios respondió: “Ese conocimiento está reservado para mí solo.” Así que dijo: “Dios, dime el misterio del cacahuete.” Entonces Dios dijo: “Bueno, George, eso está más cerca de tu tamaño.” Y Él se lo reveló.

Un buen ejemplo de ambos, los soberbios y los humildes, es la parábola de Jesús acerca del fariseo y el publicano. El Recaudador de Impuestos halló gracia delante de Dios. Leemos en Lucas 18: 13-14: “Mas el publicano, estando lejos. Ni siquiera quería alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.” Yo digo que este hombre, y no el otro, fue a su casa justificado ante Dios. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

Cultivando la Humildad en la Oración

Jesús es nuestro ejemplo diario de humildad. Mientras considera cultivar la humildad, pídale a Dios desarrollar la humildad en su vida de oración. Medita larga y cuidadosamente en la humildad de Jesús mientras aplica lo siguiente:

  • Tenga un corazón adorar – Jesús tenía un corazón de adoración. La adoración y la alabanza abren los cielos y traen las bendiciones de los cielos sobre la tierra. Nos introduce a la gloria de Dios. Comience su tiempo de oración con un corazón de adoración. Entre a los atrios de Dios con alabanza.

    “Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con alabanza; denle gracias y alabar su nombre. Porque el Señor es bueno y su gran amor perdura para siempre; su fidelidad por todas las generaciones” (Salmo 100:4-5).

  • Tener un corazón agradecido – Jesús siempre estaba agradecido. La gratitud ministra la fragancia de acción de gracias y la bondad. Lleva una fragancia celestial. Quita nuestros ojos, de nosotros mismos y aprecia a Dios. Trae el ánimo y la victoria. Un corazón agradecido cambia la atmósfera que nos rodea. Gracias a Dios por las cosas específicas que Él ha hecho para ti este año pasado.

    “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría; cantando salmos, himnos y canciones espirituales, con gracia en vuestros corazones al Señor” (Colosenses 3:16).

  • Tenga un corazón abandonado – Jesús dio Su todo por nosotros. No usó su poder divino para sus propios fines, mientras que en la tierra, pero vivió dependiente del Espíritu Santo y abandonado a Dios. Jesús se vació por completo. En la oración, ¿ha puesto todos sus planes y deseos a Sus pies?

    “El cual, siendo en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo, haciéndose semejante a los hombres” (Filipenses 2:6-7).

  • Tener un corazón obediente – Jesús fue obediente hasta la muerte de cruz. Abrazó un tipo de muerte que involucró vergüenza emocional indescriptible y el dolor físico. En la presencia de Dios, evalúe su vida en el área de la obediencia. Escriba una oración pidiendo a Dios que le ayude en cualquier área donde lucha en la obediencia.

    “Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).

  • Tenga un corazón de siervo – Jesús fue el siervo de todos. Véase Juan 13: 3-17. Se hizo a sí mismo sin ninguna reputación. Abrazó la vergüenza y la desgracia como un siervo. Escondió su gloria bajo el velo de su humanidad y no insistió en sus propios derechos. Evalúe su corazón, y arrepiéntase de cualquier falta de humildad o falta de servicio en su vida. Tómese el tiempo, espere, y luego específicamente tráigalo delante el Señor.

    “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir” (Marcos 10:45).

  • Tenga un corazón atento – Jesús consideró a los demás como superiores a él mismo. No estaba absorto en sí mismo o preocupado por si mismo, sino que estaba absorto en el bien de los demás. Al orar, considere otros. No esté preocupado pidiéndole solamente por usted mismo, pero lleve las necesidades de los demás delante el Señor en oración.

    “No hagan nada por egoísmo o por vanagloria, sino con humildad, estimando a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. Su actitud debe ser la misma que la de Cristo Jesús” (Filipenses 2:3-5).

Pidámosle a Dios que nos enseñe la humildad en nuestra vida cotidiana y en nuestras oraciones.

El mero acto de humildad hará una diferencia en un mundo que valora el salir delante de todos y la auto-promoción. Jesús es nuestro mayor ejemplo. Él salió para ganar nuestro corazón por amor. Uno tan fuerte y tierno, descendió tan bajo por cada uno de nosotros. ¿No podemos hacer lo mismo por él?

“Lo que trae al alma orando cerca de Dios es la humildad de corazón. Lo que da alas a la oración es la humildad mental. El orgullo, la autoestima y la auto-alabanza efectivamente cierran la puerta de la oración. El que quiera venir a Dios debe acercarse al Señor con el yo oculto a sus ojos. La humildad es una gracia cristiana rara, de gran valor en las cortes del cielo, entrando y siendo una condición inseparable de la oración eficaz. Da acceso a Dios cuando otras cualidades fallan. Su completo retrato se encuentra sólo en el Señor Jesús. Nuestras oraciones deben establecerse bajo antes de que se pueden subir alto.” E. M. Bounds

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOPKC) Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org
Intercessors Arise International Facebook Page
Intercessors Arise Blog Site
Intercessors Arise School of Prayer

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s