Una Perspectiva Eterna Cambia Todo

“Podemos ‘creer’ en la eternidad, pero ¿hasta qué punto hemos estado de acuerdo con el mundo en el sentido que la eternidad no es relevante, sino hasta después de esta vida? Eternidad no es más que un marco de tiempo que no tiene fin; es algo mucho más profundo y la cosa más cualitativa que está disponible ahora. Cuando empezamos a ver todos nuestros momentos establecidos en el contexto de la eternidad, vamos a traer a esos momentos una seriedad que nohabrían tenido de otro modo.” Arte Katz

¿Qué voy a hacer este año o incluso el próximo mes? ¿Cómo sobrevivirá mi familia? ¿Cómo voy a llegar a fin de mes?

Estas son preguntas que grandes cantidades de personas están haciendo. ¿Hay alguna manera de vivir por encima de todos estas pruebas temporales y prosperar verdaderamente en medio de la tensión y el stress de vivir en los últimos tiempos? Si todo el mundo está gimiendo y los dolores de parto acercan la venida del Señor, ¿qué podemos hacer para sobrevivir? ¿Hay una manera de vivir victoriosamente?

Tal vez lo que necesitamos es una perspectiva eterna que lo cambia todo – como vemos la vida, cómo vemos nuestras pruebas, y cómo vivimos la vida en lo ordinario.

La verdad es que estamos siendo preparados para la eternidad. Dios está construyendo carácter dentro de nosotros que va a durar para siempre. Él está más preocupado por nuestro carácter y motivos. Las únicas pruebas que cada uno de nosotros enfrentamos en la tierra son diseñadas por un Dios eterno que ve y lo sabe todo. Ellos no son un error o por casualidad. Por supuesto, nosotros mismos cometemos errores, pero Dios puede convertirlos para bien (Romanos 8:28). Él conoce nuestras ventajas y nuestras desventajas nuestros antecedentes familiares, nuestros matrimonios, nuestra educación, y todo acerca de nosotros, incluso hasta el más mínimo detalle. Él ve las circunstancias buenas y malas que enfrentamos. Debemos darnos cuenta de que Dios lo ve todo en el contexto eterno, pero nosotros vivimos en un mundo que quiere todo ahora.

El sistema mundial se basa en la satisfacción inmediata y en vivir para los placeres presentes. Pero si perdemos el sentido de la eternidad y fallamos en ver la vida desde una perspectiva eterna, perdemos todo lo importante desde el punto de vista de Dios. Comprender la Eternidad en esta vida no es sólo para anticiparnos a un futuro gozo, pero es apropiarse de una realidad presente.

El apóstol Pablo vivió en la poderosa realidad de lo eterno. Fue una gozosa realidad que hizo una diferencia en todo lo que él hacía. Él vio más allá de las cosas que sufrió en la tierra. Él estaba en apuros en todo, pero no angustiado; perplejo, pero no desesperado; perseguido, pero no desamparado; derribado, pero no destruido (2 Corintios 4: 8-10). Sus pruebas (naufragio, lapidación, persecución, cárcel, y mucho más) eran aflicciones simplemente llevaderas y momentáneas. ¿Por qué? Pablo tenía una perspectiva eterna y vio que un eterno peso de gloria le sería como su recompensa. Una perspectiva eterna cambia todo. Él dijo:

“Por tanto, no desmayamos. Incluso aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación, momentánea, está trabajando en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria, mientras que no vemos a las cosas que se ven, sino las que no se ven. Pues las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas” (2 Corintios 4:16-18).

Si miramos nuestra vida en este momento, ¿cómo vemos nuestras pruebas? ¿Son gravosas, deprimentes, abrumadoras, sin valor, y que hay que evitar a toda costa? ¿O podemos levantarnos más alto y ver el reino eterno? Todo depende de ver lo invisible y lo eterno. ¿Estamos viviendo como si fuéramos ciudadanos del cielo o como ciudadanos de la tierra? ¿Estamos produciendo la dimensión eterna en nuestras tareas diarias y en lo común?

Es posible vivir como si todo está cargado con la eternidad. Como creyentes tenemosel llamado detraer la eternidad al tiempo, de traer la realidad del cielo a la tierra. Dios quiere que pongamos nuestros tesoros en el cielo y vivir en el gozo de ser recompensados por todo lo que hacemos por amor a Jesús. Incluso dar un vaso de agua fría, no perderá su recompensa cuando lo hacemos por Jesús.

Si vivimos como vive el mundo, tratando de encontrar la plenitud ahora, entonces ¿cómo somos diferentes que los que no conocen a Cristo? Estamos viviendo como hombres que no han probado los cielos y están cegados por las trampas seductoras del enemigo. Estamos tratando de hacer del vacío de esta vida nuestra casa. El mundo entero está bajo un engaño masivo. Muchos de nosotros queremos arreglar los muebles en nuestra vida terrenal (compras sin fin, múltiples divorcios, un sinnúmero de adicciones) sin encontrar nunca la verdadera plenitud yel gozo. Simplemente no se puede encontrar sin Jesús.

La Biblia dice que somos extranjeros en la tierra y estamos buscando una ciudad cuyo hacedor y constructor es Dios (Hebreos 11:10).

Al comenzar este nuevo año, es el momento de vivir de acuerdo con nuestra verdadera vocación celestial. El verdadero gozo se encuentra solamente en vivir para el cielo, donde el brillo de este mundo ha perdido su encanto y poder. Una perspectiva eterna cambia todo. Hay una pureza increíble y simplicidad en el conocimiento de Cristo que es mucho más grande que cualquier cosa que este mundo ofrece. Pero tan fácilmente podemos ser guiados por mal camino (2 Corintios 11: 3).

Como creyentes debemos entender este mensaje acerca de lo eterno. La urgencia que nos rodea grita por nuestra atención. Ya no podemos decir que lo que se avecina en el mundo es sólo un mal sueño. Esta es la hora en que el Señor nos está pidiendo que nos levantemos para cumplir nuestro verdadero llamamiento. Él quiere que nos sacudamos las mentiras y que seamos todo lo que Él quiere que seamos en esta hora. Él quiere que pongamos nuestras mentes y corazones en las cosas de arriba. Sólo entonces Él podrá usarnos verdaderamente en la mayor medida para su gloria. Con una perspectiva eterna:

  • Podemos estar verdaderamente gozosos incluso cuando todo a nuestro alrededor se está cayendo a pedazos.
  • Podemos levantarnos con una nueva perspectiva que hará que el mundo perdido lo note.
  • Nuestra vida puede quemarse con eternidad y propósito.

Esta es una invitación para todos nosotros a entrar en una nueva dimensión del ser. Necesitamos evaluar todas nuestras actividades terrenales desde una perspectiva eterna. Es hora de vivir para el cielo y estrechar nuestra vida a lo que será eternamente de valor. El gozo no se encuentra en un corazón medio consagrado, pero cuando vamos con todo en el camino de Dios. Estoy evaluando todo lo que hago. A la luz del tribunal de Cristo al final de los tiempos, Mike Bickle ha dicho frecuentemente a nuestro personal IHOPKC:

“Señor, chócame ahora! Muéstrame qué áreas de mi vida necesito cambiar antes de ese día final.”

Hace cuatro años mi vida cambio dramáticamente en un instante. Corriendo para abrir a mi puerta para recibir una nueva computadora para escribir, me deslicé en el primer escalón y caí hasta el fondo de las escaleras, aterrizando al final de los escalones. Mi esposo me llevó rápidamente a la sala de emergencias, y terminé en el hospital con una fractura en la muñeca y en el talón. Yo estuve en una silla de ruedas durante meses con un yeso en el pie y la pierna, y uno en el brazo. Desde un punto de vista humano, no tenía ningún sentido en absoluto. Hubo meses de recuperación en que no podía hacer nada!

Durante ese tiempo tuve mucho tiempo para pensar. Pensé en la vida. Pensé en lo que era importante. Pensé en la eternidad. A través de esta circunstancia desafortunada Dios convirtió la tragedia personal y la pérdida en bendición y alegría, porque Él me dio una perspectiva eterna que lo cambió todo.

Es hora de que cambiemos nuestra perspectiva y busquemos lo que está arriba. Es hora de que vivimos a la luz de la eternidad.

Cada vez que bendecimos otro, cada vez que no nos lamentemos, cada vez que ponemos la otra mejilla y detenemos nuestra lengua de hablar mal, estamos poniendo nuestros tesoros en el cielo y seremos recompensados. Dios nos está conformando a su imagen, y no seremos avergonzados. Veamos nuestra recompensa eterna en cada acto de bondad y en cada sacrificio que hacemos, sea grande o pequeña. Todo en la tierra es la preparación para lo venidero. Tenemos un destino eterno. Aprendamos a vivir una vida de gozo a la luz de esta realidad.

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo, sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Colosenses 3:1-4).

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org

Un Avivamiento de Oración

“Preparen el camino del Señor, háganle sendas derechas. Todo valle será rellenado, todo monte y colina será allanada. Los caminos torcidos serán enderezados, los caminos ásperos allanados. Y verá toda carne la salvación de Dios” (Lucas 3:4-6).

En este momento estamos viviendo días de desesperación. La Iglesia, en muchas partes del mundo, necesita un avivamiento y Dios quiere usar a cada uno de nosotros para preparar el camino para un gran derramamiento de su Espíritu. Estoy segura de que sientes la urgencia de la hora. No es difícil ver que algo anda mal. Dios está tratando de llamar toda nuestra atención. Es realmente la hora de clamar al Señor y convertirnos en hombres y mujeres de oración ferviente. Necesitamos la intervención de Dios en nuestras ciudades y naciones. Los valles de la derrota deben ser llenados, los montes de incredulidad deben ser nivelados, los lugares torcidos de la falta de honradez deben ser enderezados y lo áspero de desobediencia deben ser suavizado.

Fue hace casi 25 años en el campo misionero cuando escribí los dos párrafos siguientes en un boletín. Me parece que hoy en día todavía tengo que hacerme las mismas preguntas que hice entonces:

“Estoy suficientemente desesperada para el avivamiento? ¿Me doy cuenta de la situación desesperada de mi país?” Y, si confío en la organización religiosa, la riqueza material, la predicación popular, en cruzadas evangelísticas de poca profundidad, entonces nunca habrá un avivamiento. Pero cuando la confianza en mi carne se desvanece y me doy cuenta de mi miseria desesperada y del vacío delante de Dios, entonces y sólo entonces, Dios traerá rompimiento. “Señor, hazme esta lista para el avivamiento. Avívame.”

Le animo a que se unan a mí en oración por un avivamiento para nuestras vidas y para las naciones. Hago un llamado por un tipo de oración que es fuerte, dominante, creyente, que mueve a Dios, que vence al infierno, que resiste al diablo, que salva al pecador, santifica al creyente, que exalta a Cristo y produce obreros – el tipo de oración que toma posesión de todo lo que somos y tenemos. Dios mismo nos motiva a orar estas oraciones que tienen consecuencias extraordinarias si sólo estamos dispuestos, dispuestos a pagar el precio. Ore para que Dios nos llene de la misma pasión de Cristo , con el poder y la persistencia del Espíritu Santo, con un sentir agobiante por la difícil situación de la Iglesia y por la necesidad terrible del mundo, que las ruedas del avivamiento se pongan en marcha.

“Entonces no nos apartaremos de ti; avívanos, e invocaremos tu nombre. Oh Señor, Dios de los ejércitos, restáuranos; haz resplandecer tu rostro sobre nosotros y seremos salvos” (Salmo 80:18-19).

¿Cómo nos Preparamos Personalmente el Camino para el Avivamiento?

“El avivamiento que viene debe comenzar con un gran avivamiento de oración. Es en el armario, con la puerta cerrada, que el sonido del avivamiento abundante se escuchará por primera vez. Un aumento en la oración secreta de los ministros y los miembros será el heraldo seguro de la bendición.” Andrew Murray

  • Prepárese en el camino de la bendición por medio de la oración intensiva – Ora con todo tu corazón, pidiéndole a Dios que agrande su vida de oración y adoración. Tómese un tiempo para Dios, y la práctica del ayuno.“Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora…” (2º Crónicas 7:14a).
  • Sea serio sobre avivamiento personal – En lugar de ver la televisión, ore. No se deje atrapar en los caminos del mundo. Deja a un lado los asuntos mundanos.
    “…Y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos , entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”
    (2 Crónicas 07:14b).
  • Conviertase en alguien insatisfecho con el pecado y pida a Dios que convenza su corazón – Sea sensible a SU convicción.
    “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Fíjate si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno.”
    (Salmo 139:23-24).
  • Arrepinéntase totalmente – No tolere el pecado en su propia vida. Deje que la tristeza por el pecado, según Dios, le toque profundamente.
    “Contra ti, contra ti solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos… Sin duda, tú amas la verdad en lo íntimo; me enseñas la sabiduría en el lugar más íntimo”
    (Salmo 51:4-6).
  • Haga restitución siempre que sea posible – Asegúrese de que sus relaciones sean correctas.
    “Vivan en armonía los unos con los otros”
    (Romanos 12:16).
  • Practique vivir el Sermón del Monte – Mateo 5-7 es la descripción de funciones de una vida santa. Pídele a Dios que transforme su vida y le enseñará a vivir para agradarle. Estudie el sermón del monte regularmente.
    “Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”
    (Mateo 5:3-4).
  • Elija reducir sus intereses – Si reduce sus intereses, Dios agrandará su corazón. Podemos ser tan fácilmente distraídos de la oración, pero el avivamiento nos llama a adoptar una visión centrada en lo que realmente importa. Este es el tiempo para orar y tener hambre por Dios para buscarle de todo corazón.
    “Yo te busco con todo el corazón; no dejes que me desvíe de tus mandamientos”
    (Salmo 119:10).
  • Haga un nuevo compromiso para alcanzar a los perdidos – Ore y pida a Dios por por oportunidades y Él le ayudará. Empiece a orar, a cuidar y a compartir a Cristo con aquellos que no lo conocen. Siga el ejemplo de Jesús.
    “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar ya salvar lo que estaba perdido”
    (Lucas 19:10).
  • Tenga fe en Dios – Comence a esperar que Dios se mueva a través de sus oraciones. Crea que Él quiere derramar su espíritu y traer avivamiento.
    “Es pues la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”
    (Hebreos 11:1).

El avivamiento comienza con nosotros. Es cuando cada uno de nosotros pone su vida recta y se apartar de los caminos torcidos. Tome en serio la necesidad de un avivamiento personal. Tome en serio la necesidad de la oración. Dios está tratando con su Iglesia.

“La gran obra de intercesión es necesaria para este volver al Señor. Es aquí donde el avivamiento que viene debe encontrar su fuerza. Comencemos como individuos a suplicar a Dios, confesando todo lo que vemos del pecado o impedimento en nosotros mismos o en otros. Si no hubiera ningún otro pecado, sin duda, la falta de oración es materia suficiente para el arrepentimiento, la confesión y para volvernos al Señor.” Andrew Murray

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org

Preparación para el Avivamiento

“Todos los verdaderos avivamientos han nacido en la oración. Cuando el pueblo de Dios está tan preocupado por el estado de la religión que se postra sobre su rostro día y noche en súplica ferviente, la bendición será seguro que cae.” E. M. Bounds

Muchos de nosotros oramos para que Dios envíe un avivamiento entre nosotros. Intercedemos no sólo por nosotros, sino por aquellos que nos rodean, pidiendo a Dios que se mueva de una manera poderosa. Pero, ¿cómo debe ser un avivamiento en realidad y cómo debemos orar?

Mi esposo y yo tuvimos el maravilloso privilegio de vivir en Gales durante más de un año. Un gran avivamiento se extendió por esa tierra en el año 1904, haciendo un impacto en la nación y en el mundo—en un corto espacio de tiempo. Tuvimos la bendición añadida de visitar la Capilla Moriah, el edificio de la iglesia pequeña donde el avivamiento de Gales estalló. Me quedé sorprendida por lo insignificante en apariencia del edificio. Sin embargo, el poder de Dios se extendió por todo el mundo a partir de ese humilde lugar. Los creyentes en Gales están orando por otro avivamiento poderoso para su tierra, y nosotros hemos sido inspirados para pensar, estudiar y orar mucho por el avivamiento desde entonces.

El tema del avivamiento trae gran interés para la mayoría de nosotros porque anhelamos que Dios barra a través de todo nuestro país. Pero debemos darnos cuenta de que el avivamiento tiene un alto costo, y cada uno de nosotros debemos estar dispuestos a pagar el precio para prepararnos para él.

Detrás del concepto de avivamiento está la palabra hebrea chayah, que significa “vivir.” En la Concordancia Strong, la palabra se traduce como” hacer vivir, nutrir, preservar, acelerar, recuperar, reparar, restaurar, guardar, mantener vivo y sanar. “¿Quién de nosotros no desea que se acelere la Iglesia, que sea sanada, preservada y avivada? Debemos orar con una pasión de todo corazón para que esto suceda. Y así será. Cuando la Iglesia sea avivada, será más fuerte y más poderosa en contra de las fuerzas de las tinieblas. Ella será una luz brillante en este mundo oscuro. Será victoriosa y atraerá a los perdidos.

Cuando el avivamiento impactó a Gales, toda la comunidad se vio sacudida por el poder de Dios. Multitudes iban a las reuniones de oración a las 6:00 A.M. Porque el Espíritu Santo afectó a muchas personas, toda la comunidad pronto se convirtió en una multitud de oración. Evan Roberts, el joven grandemente usado en el avivamiento de Gales, hablaría de cuatro principios o claves para caminar en avivamiento. Estos son útiles en nuestra búsqueda por un avivamiento personal y corporativo en nuestras propias vidas:

* El pasado debe quedar limpio por haber sido confesado a Dios y todo lo malo hecho al hombre debe corregirse.

* Cada cosa dudosa en la vida tiene que quedar atrás.

* Debe haber una pronta obediencia al Espíritu Santo.

* Tiene que haber una confesión pública de Cristo.

Vivimos en tiempos serios. Tenemos que clamar fervientemente a Dios, pidiéndole que traiga un avivamiento a su Iglesia en todo el mundo. Tenemos que estar en oración intensa, pidiéndole a Dios que se mueva en nuestras ciudades y naciones. El estudio de las características del avivamiento nos ayudará a prepararnos tanto a nivel personal como corporativo para un gran mover de Dios en su Iglesia. Entendiendo la profunda necesidad de preparar nuestros corazones para el avivamiento y aprendiendo a cooperar con Dios, mientras Él lo derrama en la tierra, nos guardará de impedir el movimiento de Dios que viene. La frase clave del avivamiento de Gales en 1904 fue: “Humilla a la Iglesia y salva al mundo.”

Las Características Humanas del Avivamiento

* La preparación espiritual – La unidad y la oración son dos elementos claves necesarios para el avivamiento. Tenemos que pagar el precio de la preparación espiritual. El avivamiento no vendrá sin un hambre y sed de Dios que traiga una oración intensa. Tiene que haber un deseo por Su gloria. No podemos ser indiferentes o apáticos, debemos rasgar nuestros corazones con el clamor que nace de los anhelos en el corazón de Dios.

Cuarenta días después de que Jesús ascendió al cielo, sus seguidores obedientemente se prepararon para un avivamiento espiritual : “Todos éstos perseveraban unánimes en la oración” (Hechos 1:14).

“Nuestro problema fundamental es que estamos satisfechos con un conocimiento muy superficial y preliminar de Dios… nos pasamos la vida en en un activismo lleno de acupaciones… Lo inevitable y constante, preliminarmente para el avivamiento ha sido siempre una sed de Dios, una sed, una sed intensa por el conocimiento del Dios vivo y un anhelo, un deseo ardiente de verle manifestarse, que se muestre a sí mismo y Su poder, levantándose y dispersando a sus enemigos.” Martin Lloyd-Jones

* La convicción de pecado – En un verdadero avivamiento, la gente está presa de una abrumadora convicción de pecado. Incluso el más pequeño pecado parece grande. El pecado no es tomado a la ligera. Dios trata con los salvos y con los perdidos. El avivamiento es intensamente personal; Dios te convence de pecado personal, y tu alma está en un abrazo agonizante con un Dios santo. Es un encuentro con el poder convincente de Dios. “Ellos fueron compungidos de corazón” (Hechos 2:37).

“La asamblea parecía postrada con una convicción tremenda de su pecado y el peligro. Había tal ambiente de angustia y llanto, que el predicador se vio obligado a hablar con la gente y pedir silencio para que él pudiera ser escuchado. Muchos de los oyentes eran vistos inconscientes, sosteniendose contra de los pilares y a los lados de las bancas como si ya se sintieran caer en el abismo.” Wallis

* La conciencia de Dios – En el avivamiento, hay una conciencia de Dios, la conciencia de su santidad y poder. En el día de Pentecostés, “todo el mundo se llenó de asombro” (Hechos 2:43). Las personas atrapadas en el avivamiento saben, sin lugar a dudas, que Dios está ahí. Sienten un magnetismo divino hacia su presencia.

“No había nada humanamente hablando, para dar cuenta de lo ocurrido. De repente, sobre uno y sobre otro vino un abrumador sentido de la realidad y el terror de su presencia y de las cosas eternas. La vida, la muerte y la eternidad parecían de pronto al descubierto.” Winkie Pratney

Pueda Dios prepararnos a cada uno de nosotros personalmente, para pagar el precio por un avivamiento—el precio de la oración ferviente. Y permitirle a Él que obre profundamente en nuestras vidas. Pidámole que nos haga conscientes de su presencia y que podamos aprender a permanecer en Él, momento a momento. Oremos para que Él nos convenza de incluso el más pequeño pecado en nuestra vida. Presione en oración y ayuno por un avivamiento en las naciones. Un avivamiento mundial al final de los tiempos va a suceder como una cosa gloriosa, pero va a ser costoso.

Vivíamos en un barco de exhibición de libros durante años. En algunos países, miles de visitantes llegaban a bordo todos los días. Las largas horas de duro trabajo consumían toda nuestra atención. ¿Estamos preparados para las exigencias del avivamiento? Dios tiene que preparar a su Iglesia, personal y corporativamente, para el autosacrificio que implica el avivamiento. No podemos retroceder, mas bien debemos preprararnos para tomar posesión de este glorioso derramamiento de Dios en el tiempo final, con todo nuestro corazón como la novia radiante de Cristo, que está dispuesta a sacrificar todo para que las personas puedan ser salvos.

“!Oh, si rompieses los cielos, y descendieras, y a tu presencia se escurriesen los montes, como fuego abrasador de fundiciones, fuego que hace hervir las aguas, para que hicieras notorio tu nombre a tus enemigos, y las naciones temblasen a tu presencia!” (Isaías 64:1-2).

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org