Fuego en la Noche en su Ciudad

“Su ciudad es la ciudad de Dios. Las personas que están hechos a su imagen. Satanás es un invasor y un usurpador que opera en nuestro territorio. Dios no le dio autoridad a los demonios sobre su ciudad. Los demonios han infestado la atmósfera de la tierra desde antes de la creación de la humanidad, pero sólo pueden extender su autoridad en una ciudad o en una institución cuando la gente peca. Cuando nos fijamos en la historia de su ciudad, encontrará pistas sobre lo que está oprimiendo a la gente de hoy. Este es nuestro planeta, y la única autoridad que Satanás tiene ha sido robado de la autoridad humana.”

Los edificios fueron incendiados, los negocios fueron saqueados, los carros fueron quemados, y se dieron disparos de arma de fuego. Había fuego en la noche! La policía y los manifestantes violentos fueron por toda la calle principal. La ira y las emociones eran altas. La situación era tensa con agitadores y manifestantes violentos que obligaron a la policía a disparar gases lacrimógenos. Todo esto sucedió recientemente en Ferguson, Missouri en los EE.UU., pero puede ocurrir en cualquier lugar. La violencia está aumentando en las ciudades de todo el mundo.

Este aumento de la delincuencia nos toca profundamente porque queremos desesperadamente ver la paz en nuestras ciudades. En la cita anterior, John Dawson hace hincapié en el hecho de que este es nuestro planeta y que nuestras ciudades le pertenecen a Dios. Tenemos autoridad en la oración para proteger y cambiar la atmósfera de nuestra ciudad, pero debemos aprender a orar con fervor en fe con ojos vigilantes. Las palabras griegas usadas para “Guardar” son “gregoreuo” y “agrupneo”, que significan tanto estar despierto o sin dormir. Esto implica protección.

Necesitamos ser los vigilantes de Dios de día y de la noche, en busca de peligro en nuestras ciudades.

El Vigilante de Noche

“No permitiré sueño a mis ojos, no a mis párpados adormecimiento, hasta que encuentre un lugar para el Señor, una morada para el Fuerte de Jacob” (Salmo 132: 4).

Al mismo tiempo que aumenta la violencia en todo el mundo, Dios está levantando la oración en las iglesias y ciudades, y él también está levantando los Atalayas de la noche. Muchos se levantarán con esta convocatoria y abrazarán el estilo de vida del atalaya de noche. Aquí en la Casa Internacional de Oración en Kansas City, son muchos los que aman el orar en medio de la noche. Es sobre todo es un llamamiento a la juventud y se llama Fuego en la Noche. El Espíritu Santo está activando el corazón de una comunidad de personas en el mundo que van a orar y contender por la misericordia y el poder de Dios en la temporada de la noche (Joel 1:13).

Ellos estarán atentos y vigilantes.

El fuego en los Atalayas de Noche en IHOP hace un cambio en el estilo de vida. Ellos reorganizan sus vidas con el fin de interceder en las horas de la noche. Capacitan a sus cuerpos para adaptarse a un nuevo horario de tiempo en comer y dormir. Son intercesores, cantantes y músicos que creen que van a ver la victoria del Señor en la noche. Podemos hacer más eficaz obras de la justicia en el contexto de la oración noche y día. Necesitamos desesperadamente la justicia de Dios en nuestras ciudades. El ambiente de la presencia y el fuego de Dios en la noche, se abre el camino para la justicia y la cosecha de almas.

“Y acaso Dios no hará justicia a sus elegidos que claman a él día y noche te digo, Él va a ver que se les haga justicia, y rápidamente?” (Lucas 18: 7-8).

Salmo 134 habla de los de la guardia nocturna. Esto es fundamental para la estrategia divina de Dios con el fin de ver la transformación de nuestras ciudades. Mientras que muchas cosas malas suceden en la noche – el asesinato, el robo, la inmoralidad y la brujería. La luz puede invadir la oscuridad a través de la oración y la adoración. Recibimos la bendición que el Señor promete a los que ministran en su casa por la noche.

“¡Alabad al Señor, todos los siervos del Señor que ministran en la casa de Jehová. Alzad vuestras manos en el santuario y alabad al Señor. Que el Señor, creador del cielo y de la tierra, te bendiga desde Sión” (Salmo 134).

Si nos fijamos en lo que ocurrió en Ferguson, hay una urgencia de la hora de orar por nuestras ciudades. El actual énfasis en la oración hace que la oración de día y de noche sea una posibilidad en esta generación. El compromiso de un grupo cada vez mayor de los jóvenes a ser vigilantes nocturnos de Dios debe estimular cada uno de nosotros para entregarnos a la oración. Busquemos a ser personas que aprenden a orar no sólo en el día, sino también en la noche. “En el lecho me acuerdo de ti; pienso en ti en las vigilias de la noche” (Salmo 63: 6).

Como más del pueblo de Dios orar y bendecir al Señor por la noche, la atmósfera espiritual cambios en la ciudad. Su fuego se libera en la noche!

Cómo Orar por su Ciudad

“Oh Jerusalén, yo he puesto centinelas en tus murallas; ellos orarán continuamente, de día y de noche. No descansen, ustedes que dirigen sus oraciones al Señor. No le den descanso al Señor hasta que termine su obra, hasta que haga de Jerusalén el orgullo de toda la tierra” (Isaías 62:6-7).

Las siguientes son algunas maneras que usted puede traer intercesión autorizada para su ciudad en su vida de oración:

  • Cúbrase la ciudad con una continua alabanza y adoración – Dios te da su corazón para su ciudad a través de la adoración y una actitud positiva. En lugar de quejarse y reaccionar hacia el pecado en tu ciudad, das gracias a Dios por las cosas buenas. Satanás ya es un acusador, por lo que la alababanza a Dios y declarar por fe el propósito eterno y el sueño de Dios sobre tu ciudad trae SU presencia y derrota al enemigo.
  • Espera en el Señor por visión – No dependa de su propia sabiduría, sino de escuchar a Dios con una dependencia infantil. Dios le abrirá los ojos en cuanto a lo que quiere hacer en su ciudad, cuando usted deje de lado su propia agenda y espere en Él. El Señor le dará Sus estrategias para alcanzar y bendecir tu ciudad.
  • Identificarnos con los pecados de la ciudad – Todos nos podemos identificar con las raíces de cualquier pecado en nuestra ciudad. El potencial está en cada uno de nosotros. Tenemos que identificarnos en un arrepentimiento personal y corporativo. Nehemías se identificó con los pecados en su ciudad y oró: “Confieso los pecados que los israelitas, incluyéndome a mí y la familia de mi padre, han cometido contra ti” (Nehemías 1: 6-7).
  • Vencer el mal con el bien – Venga en el espíritu opuesto. Si hay mucha violencia, demostrar el espíritu de paz. Si su ciudad está llena de avaricia, demuestre generosidad. Si hay odio, viva una vida de amor. Esto le dará una gran victoria en su ciudad.
  • Sufra dolores de pato por su ciudad – Así como una mujer embarazadas sufre tribulaciones para dar a luz a un niño, vamos a dar a luz al sueño de Dios en su ciudad a través de dolor de parto (Juan 16:21). Hay que orar hasta que suceda algo; esto requiere dedicación y perseverancia. Esto tiene mucho que ver con fe para su ciudad y su avivamiento. El apóstol Pablo es un excelente ejemplo (2 Corintios 11: 27-28).

Hace unos años estábamos orando día y noche en el sur de España. Recuerdo un momento particularmente cansado de oración temprano en la mañana cuando todavía estaba oscuro, y me sentía muy sola en la sala de oración. Dios me recordó cuando Jesús estaba en el Huerto de Getsemaní y como sus discípulos se quedaron dormido. Él les había pedido que oraran con él. De la misma manera, sentí que el Señor estaba en silencio y con ternura hablando a mí, diciendo:

“¿Es que no velaras conmigo una hora? ¿No vas a velar y orar aquí en la oscuridad de la tierra y por la salvación de las almas?”

Me di cuenta en ese momento que tenía que decir “sí” al Señor. Él está buscando a los que van a montar guardia incluso cuando no sea fácil. Él está buscando a aquellos con un intenso deseo de ver su paz y su presencia en su ciudad. Tenemos dos posibilidades que se nos presentan. Podemos o bien liberar fuego santo de Dios en la noche o el enemigo liberara incendios de mal; de pecado y destrucción en nuestras ciudades. ¿Vas a ser el vigilante de Dios en una hora tan importante, aún cuando otros estén durmiendo?

¿Va a liberar su fuego en la noche a través de la oración hasta que Él traiga libertad a su ciudad?

Una Oración por su Ciudad

Estimado Señor, cambia el ambiente de nuestra ciudad a través de nuestras oraciones. Ayúdanos a proteger a nuestra ciudad como vigilantes. Nuestra ciudad te pertenece a Ti [El nombre de su ciudad.] Enséñanos a cubrirla continuamente con alabanza y adoración día y noche. Anhelamos liberar tu fuego en la temporada de la noche. Danos visión de cómo orar por nuestra ciudad y la forma de actuar en el amor a la espera de tu respuesta. Enséñanos el secreto de la oración con dolores de parto. Danos gran fe por la paz y el avivamiento en nuestra ciudad. Vamos a orar hasta que llegue tu liberación. Elegimos entregarnos sin descanso (Isaías 62: 6-7). Te alabamos porque tú eres fuerte y poderoso, y Tú puedes hacer todas las cosas. Nosotros elegimos recordar tu nombre en la noche. Te alabamos por lo que vas a hacer en nuestra ciudad, mientras oramos y alcanzamos a los perdidos. En el nombre de Jesús, Amén.

“De noche reflexiono sobre quién eres, Señor; por lo tanto, obedezco tus enseñanzas” (Salmo 119: 55).

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s