La Oración es la Estrategia del Cielo

“Interceder es ponerse en el tribunal del Cielo para pedir clemencia acerca de un caso o una causa ante un Dios temible. Hay cosas que tocan profundamente el corazón justo del Padre y por encima de todo, Él es celoso de Su gloria…” Citas por Michael Howard

Nuestro Dios es un poderoso guerrero. Él es un Dios que tiene un planteamiento estratégico. Y tu y yo podemos ser parte de ese plan estratégico.

Dudo que muchos de nosotros nos despertemos por la mañana y comencemos el día dándonos cuenta que estamos en guerra y de que la estrategia es de la máxima importancia. La verdad es que la oración es la mayor de las estrategias del mundo. La oración es la estrategia del cielo. Conforme usamos este arma de la oración, Dios nos comunica su estrategia del cielo para la vida en la tierra.

La mayoría de la iglesia en todo el mundo aun no se ha dado cuenta de esta arma estratégica de oración e intercesión. Si así fuera, la estaríamos usando, y nuestros cultos de oración estarían llenos a reventar. Puedo ver que ese día llegará. Empezaremos a darnos cuenta más y más de que nada ocurre sin la oración.

Con frecuencia en la vida natural nos fijamos en métodos y sistemas fabricados por el hombre para llevar a cabo el trabajo. Pensamos que mucho dinero y mucha promoción alcanzarán al mundo. ¡No! Eso nunca funcionará, al menos a largo plazo. La oración y la intercesión prepararán el camino para la cosecha. La oración es la estrategia del cielo. Debemos poner nuestros corazones en lo alto. Debemos elegir usar la estrategia del cielo en lugar de los métodos de los hombres. Debemos fijar nuestras mentes en lo alto y ejercitar la estrategia de la oración.

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra” (Colosenses 3:1-2).

Es en la oración que Dios nos da la estrategia celestial para hacer el trabajo sobre la tierra que tocara el mundo. Lo he visto pasar una y otra vez. En la intercesión Dios nos revela sus planes más grandes. En el lugar sagrado Dios nos abre Sus mayores secretos. Todo aquello que hará la diferencia debe tener el toque de lo sobrenatural. Dios hace el trabajo a través de nosotros, y nos comunica su plan a través de la oración. Los días que vivimos son malos, y nada sino intensa intercesión va a traer la cosecha.

Estos son días de oportunidades, y Dios esta levantando intercesores para recuperar la tierra en cada nación con el uso de esta estrategia divina. Nunca infravaloremos el verdadero potencial de la oración y la intercesión. No dejemos de darnos cuenta de que una hora en oración puede hacer una gran diferencia en el resultado estratégico de tu día.

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5:15-16).



3 Formas de Tocar la Estrategia de Oración de los Cielos

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo” (Efesios 1:3).

Yo veo en mi vida personal que una forma mas rápida de entrar al trono de Dios es a través de la practica de lo siguiente. Poner en práctica estas 3 formas nos adentran rapidamente en la perspectiva del cielo.

Tocamos el cielo a través de nuestra alabanza, tocamos el cielo a través de orar la palabra, y tocamos el cielo cuando nos negamos a nosotros mismos a través del ayuno. Entonces estamos en condiciones de concentrarnos más en el corazón de Dios.

  • A través de la alabanza y la adoración – Alabanza, adoración y agradecimiento debieran estar incorporadas en nuestras vidas tanto como sea posible. Cuando estés cabizbajo o descorazonado, prueba la medicina de la alabanza y el agradecimiento. Es una buena medicina porque vuelve nuestra atención a la grandeza y la gloria de Dios.

    “Nunca debemos infravalorar la alabanza como una de las armas más grandes y más poderosas que Dios ha puesto en nuestras manos para la guerra. Y cuando la alabanza se convierte en alta alabanza, esta ordena los ilimitados recursos del cielo porque da la gloria absoluta a Dios. En una forma que está mas allá de nuestra comprensión, la liberación y la redención son traídas a través de la alabanza con gran poder porque la misma habla de la suprema victoria de Jesús.”

  • A través de orar la Palabra – Si quieres crecer en tu vida de oración, crece en tu estudio de la Palabra de Dios. A Dios le encanta que usemos Su Palabra en nuestras oraciones. A Dios el gusta que hagamos uso de la espada del Espiritu, Su Palabra, en la intercesión por los perdidos. Nos mantiene sobre la diana, y comenzamos a pensar los mismos pensamientos de Dios.

    “Las promesas y las bendiciones de la palabra de Dios son condicionales. Lo que Dios ha hecho antes, lo hará de nuevo bajo las mismas condiciones y los mismos parámetros. Es por este motivo que la intercesión debe estar solidamente construida sobre y dirigida por la Palabra. Esto quiere decir que el intercesor debe conocer y citar la palabra de Dios. Esto no es para que el diablo lo oiga sino porque se debe exponer un caso ante Dios… Dios está comprometido con Su Palabra y su cumplimiento.”

  • A través de la oración y el ayuno – El ayuno es una clave para una vida de oración poderosa. El ayuno junto con la oración te ayudará a llegar a las riquezas y las estrategias del cielo de una forma que nada más puede conseguir. Acalla tu hombre exterior para que tu hombre interior pueda oír el latido del corazón del Cielo.

    ”Jesús siempre estaba ‘orado y ayunado’ mientras que los discípulos no lo estaban. Este es el motivo de que El siempre tuviese autoridad en cada situación. En medio de la crisis ya es demasiado tarde para entrar en ayuno y oración, por expresarlo de alguna manera… Los beneficios, bendiciones y poderes del ayuno son claramente revelados en la Palabra. En primer lugar, el ayuno somete a la carne en todas las áreas y ahí reside el secreto de su poder… El ayuno es un total negarse a sí mismo que es obligatorio si uno va a ser un verdadero discípulo de Jesús (Mt. 16:24) En tercer lugar, existe una misteriosa relación entre el ayuno y el que el poder del Cielo actúe a nuestro favor.”

¿Es siempre fácil seguir el camino de los Cielos? No, somos tentados por la atracción del mundo. Somos tentados por los resultados rápidos y estratagemas de los hombres, por cosas que parecen buenas. Somos atraídos por fama y fortuna carnales. Pero en realidad la oración es lo que realmente va a conseguir que se haga el trabajo. Oración e intercesión traerán gloria al Rey y tocará la tierra con las riquezas del Cielo. La oración es la estrategia del Cielo. La oración es el trabajo, el trabajo estratégico, del Reino. La oración preparará el camino para el Rey.

Nunca olvidemos esto, porque el enemigo te tentará de cualquier forma posible para que intentes llevar a cabo el trabajo a través de medios humanos. Él te prometerá una forma rápida y sin dolor para conseguir resultados. Pero la forma más rápida es la de ir directamente al Rey personalmente en oración. Y Él te revelará a ti una estrategia de vida que liberará la mayor de Sus gloria a través de ti aquí en la tierra. ¿Porqué es esto cierto? Lo es porque estarás viviendo y haciendo exactamente aquello para lo que fuiste creado.

Y te prometo que esta es una forma gozosa y plena de vivir.

“Dios no pone limitaciones en Su habilidad para salvar a través de la verdadera oración. Ninguna condición sin esperanza, ninguna acumulación de dificultades, ninguna desesperación en la distancia o las circunstancias puede estorbar el éxito de la verdadera oración. Las promesas de la oración están vinculadas a la infinita rectitud y al omnipotente poder de Dios. No hay nada que sea demasiado difícil para Dios. Dios está comprometido a que si pedimos, se nos dará. Dios no puede retener nada de la oración y la fe.” E. M. Bounds

By Debbie Przybylski

Un Llamado a una Vida Enfocada

“La batalla mas grande que todos debemos librar es la de mantenernos enfocados en Dios el tiempo suficiente como para habitar en Su presencia. Antes de poder redimir el mundo, debemos redimir nuestro tiempo. Y pensaríamos que con todos los artículos de ahorro de tiempo que tenemos en la vida, esto seria fácil pero no lo es.” Francis Frangipane

Dios nos llama a una vida enfocada. Una vida enfocada no esta dispersa en muchas direcciones debido a las distracciones. Una vida enfocada siempre se mueve hacia el centro incluso en los momentos mas ocupados porque es como un imán atraído hacia Jesús, sabiendo que solo El es el que hace que todo funcione cuando las prioridades están en orden. En nuestros viajes de los últimos meses, existía la posibilidad de distraerse debido a los muchos cambios. Hemos estado viviendo en cabinas de barco, casas en varios países, hoteles y habitaciones. Al estar en una ciudad o país durante un tiempo limitado, yo tenía el deseo de redimir el tiempo y aprovechar al máximo cada oportunidad. En medio de todo esto, le tuve que pedir a Dios que me mantuviese siempre enfocada en El. Y El me ayudo a mantenerme enfocada.

Ahora estamos de vuelta en nuestro hogar. Todo parece moverse a un paso increíble que es característico de la mayoría del mundo y especialmente de ciudades. Me veo teniendo la misma necesidad de pedirle a Dios una vida enfocada. Y esto es algo que todos nosotros debemos hacer estemos donde estemos. Los días son malos. No sabemos que ocurrirá mañana. Nuestros tiempos, especialmente con Dios han de ser sin distracciones para que podamos enfocarnos en sus planes y propósitos incluso en nuestros tiempos de oración. Hay asuntos de oración en nuestros países sobre los que debemos enfocar en intercesión. Queremos estar siempre concentrados en lo mejor de Dios y no permitir que las cosas buenas nos roben nuestro tiempo. Recordemos que el orar y habitar en Su presencia son de la máxima importancia para Dios.

“Mirad que andéis como es debido, no como necios, sino como sabios, redimiendo el tiempo, porque los días son malos” (Efesios 5: 15-16).

“Con frecuencia, no son intereses malos los que te roban el tiempo. En vez, la tentación es sacrificar aquello que es mejor por aquello que es bueno. El enemigo sabe que tentarnos abiertamente con el mal será evidente, así que nos atraerá con distracciones, dejándote sin tiempo para llevar a cabo la voluntad de Dios. Te tentara a tener tu agenda tan llena de cosas buenas que te quedaras sin tiempo para lo mejor de Dios. Puede que sustituyas la voluntad de Dios por actividades religiosas sin advertirlo, persiguiendo tus propias metas para el Reino de Dios en lugar de estar esperando su comisionado. El tiempo es un bien preciado. Asegúrate de invertirlo adecuadamente.” Henry Blackaby

Preguntas para ayudar a Eliminar Distracciones:

  • ¿Cuales son algunas formas en las que el enemigo me esta distrayendo?
  • ¿Que cosas buenas en mi agenda me están dejando sin tiempo para lo mejor?
  • ¿Que puedo eliminar?
  • ¿Hay alguna prioridad en mi vida donde este perdiendo el enfoque?
  • ¿Estoy manteniendo la oración como una primera prioridad en mi vida?
  • ¿Hay algo que este yo haciendo que sea un desperdicio de tiempo precioso?
  • ¿Estoy manteniendo a Dios como mi enfoque principal? ¿Estoy habitando en El a diario, o estoy demasiado ocupado?

Haz de la oración y la intercesión una prioridad principal de tu vida. Te reto a elegir la oración como elección prioritaria cuando tengas que tomar una decisión entre dos alternativas. He encontrado que elegir la oración por encima de otras cosas en la mayoría de decisiones es una muy buena elección. He intentado hacer esto durante años. Esto ha hecho las elecciones más fáciles, y he visto que Dios redime el tiempo de formas muy variadas y atípicas. Nunca perderás si eliges orar. Habitar en Dios y oración ahorra más tiempo del que podemos entender.

“La verdadera prueba al final de la era es: ¿podemos vivir en un lugar de renovación enfocada? Aquellos que conozco que han caído en pecado, no fueron engañados de forma repentina por el enemigo. Su fracaso fue siempre precedido por una erosión de su enfoque; su tiempo con Dios fue reemplazado de forma incremental por cosas no espirituales. Apartados de la ayuda de Dios, la tentación de Satanás llegó a un corazón vulnerable y sin fuerzas para resistir.” Francis Frangipane

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org

La Fragancia de la Humildad en la Oración

“Hay dos maneras de alcanzar alta estima. Uno de ellas es el método del el mundo: Aproveche cada oportunidad para promoverse a sí mismo ante los demás, aprovecha las ocasiones para el reconocimiento y manipule su camino en el centro de atención. El otro camino es el camino de Dios: Humillarte. En lugar de luchar por el reconocimiento y posiciones de influencia, trata de poner a otros primero. Cultiva la humildad, porque no es algo natural. Una de las muchas paradojas de la vida cristiana es que cuando Dios ve tu humildad genuina, Él te exalta.” Henry Blackaby

A Leonard Bernstein, el fallecido director de la orquesta Filarmónica de Nueva York se le preguntó cuál era el instrumento más difícil de jugar. Sin vacilar, respondió: “El segundo violín! Puedo conseguir un montón de primeros violinistas, pero encontrar a alguien que pueda tocar el segundo violín con entusiasmo, eso es un problema. Y si no tenemos el segundo violín, no tenemos armonía.” Este es el problema al que nos enfrentamos como cristianos. Nosotros no fácilmente queremos desempeñar un papel secundario porque es demasiado humillante como una posición. Queremos ser importantes. Queremos ser el primero, pero ¿cómo podemos cultivar un corazón humilde en nuestra vida de oración.

En Juan 12, María de Betania ofreció gracias humildemente a los pies de Jesús. Ella libremente se entregó totalmente con un corazón agradecido y abandonado. Se vistió sí misma en la humildad, se derramó como un perfume sobre Jesús que él rápidamente reconoció por el sacrificio. Era costoso.

Muchos de nosotros estamos preocupados por nuestras finanzas y nos consumimos al pensar en un futuro incierto. Nos preocupamos por nuestra jubilación o por el dinero para la universidad. María dio su más valiosa posesión, con un valor de más de $40.000.00 en nuestros días, eso era su herencia y futuro en su totalidad. Tómese un momento para pensar en la realidad de lo que hizo María en este acto humilde. Ella libremente le dio a Jesús todo, y la fragancia de lo que ella hizo llenó toda la habitación. Parece que en un mundo que está volviendo progresivamente oscuro, una fragancia de humildad haría una diferencia marcada. María tenía un corazón humilde.

Mientras evaluamos nuestra vida, qué es una de las mejores cosas que podemos dar a los otros, y especialmente los de nuestra propia familia? Tal vez podemos ofrecer un corazón—un corazón que vela por los intereses de los demás y no es egoísta ni orgulloso, un corazón que sirve y ama incondicionalmente, y un corazón que cultiva la humildad en la oración. ¿No es esto lo que Jesús quiere en nuestra vida? Él odia el orgullo y la ambición egoísta, pero ama al manso y humilde.

¿Has oído hablar del ministro que dijo que tenía un maravilloso sermón sobre la humildad, pero que estaba esperando una gran multitud antes de predicarlo? Creo que todos nos podemos identificar con este predicador porque todos necesitamos crecer en humildad. No viene naturalmente.

Tal vez tenemos que ser más como el científico George Washington Carver. Él desarrolló cientos de productos útiles de maní! Cuando era joven le pidió a Dios que le dijera el misterio del universo. Pero Dios respondió: “Ese conocimiento está reservado para mí solo.” Así que dijo: “Dios, dime el misterio del cacahuete.” Entonces Dios dijo: “Bueno, George, eso está más cerca de tu tamaño.” Y Él se lo reveló.

Un buen ejemplo de ambos, los soberbios y los humildes, es la parábola de Jesús acerca del fariseo y el publicano. El Recaudador de Impuestos halló gracia delante de Dios. Leemos en Lucas 18: 13-14: “Mas el publicano, estando lejos. Ni siquiera quería alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador.” Yo digo que este hombre, y no el otro, fue a su casa justificado ante Dios. Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

Cultivando la Humildad en la Oración

Jesús es nuestro ejemplo diario de humildad. Mientras considera cultivar la humildad, pídale a Dios desarrollar la humildad en su vida de oración. Medita larga y cuidadosamente en la humildad de Jesús mientras aplica lo siguiente:

  • Tenga un corazón adorar – Jesús tenía un corazón de adoración. La adoración y la alabanza abren los cielos y traen las bendiciones de los cielos sobre la tierra. Nos introduce a la gloria de Dios. Comience su tiempo de oración con un corazón de adoración. Entre a los atrios de Dios con alabanza.

    “Entrad por sus puertas con acción de gracias por sus atrios con alabanza; denle gracias y alabar su nombre. Porque el Señor es bueno y su gran amor perdura para siempre; su fidelidad por todas las generaciones” (Salmo 100:4-5).

  • Tener un corazón agradecido – Jesús siempre estaba agradecido. La gratitud ministra la fragancia de acción de gracias y la bondad. Lleva una fragancia celestial. Quita nuestros ojos, de nosotros mismos y aprecia a Dios. Trae el ánimo y la victoria. Un corazón agradecido cambia la atmósfera que nos rodea. Gracias a Dios por las cosas específicas que Él ha hecho para ti este año pasado.

    “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros con toda sabiduría; cantando salmos, himnos y canciones espirituales, con gracia en vuestros corazones al Señor” (Colosenses 3:16).

  • Tenga un corazón abandonado – Jesús dio Su todo por nosotros. No usó su poder divino para sus propios fines, mientras que en la tierra, pero vivió dependiente del Espíritu Santo y abandonado a Dios. Jesús se vació por completo. En la oración, ¿ha puesto todos sus planes y deseos a Sus pies?

    “El cual, siendo en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo, haciéndose semejante a los hombres” (Filipenses 2:6-7).

  • Tener un corazón obediente – Jesús fue obediente hasta la muerte de cruz. Abrazó un tipo de muerte que involucró vergüenza emocional indescriptible y el dolor físico. En la presencia de Dios, evalúe su vida en el área de la obediencia. Escriba una oración pidiendo a Dios que le ayude en cualquier área donde lucha en la obediencia.

    “Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).

  • Tenga un corazón de siervo – Jesús fue el siervo de todos. Véase Juan 13: 3-17. Se hizo a sí mismo sin ninguna reputación. Abrazó la vergüenza y la desgracia como un siervo. Escondió su gloria bajo el velo de su humanidad y no insistió en sus propios derechos. Evalúe su corazón, y arrepiéntase de cualquier falta de humildad o falta de servicio en su vida. Tómese el tiempo, espere, y luego específicamente tráigalo delante el Señor.

    “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir” (Marcos 10:45).

  • Tenga un corazón atento – Jesús consideró a los demás como superiores a él mismo. No estaba absorto en sí mismo o preocupado por si mismo, sino que estaba absorto en el bien de los demás. Al orar, considere otros. No esté preocupado pidiéndole solamente por usted mismo, pero lleve las necesidades de los demás delante el Señor en oración.

    “No hagan nada por egoísmo o por vanagloria, sino con humildad, estimando a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás. Su actitud debe ser la misma que la de Cristo Jesús” (Filipenses 2:3-5).

Pidámosle a Dios que nos enseñe la humildad en nuestra vida cotidiana y en nuestras oraciones.

El mero acto de humildad hará una diferencia en un mundo que valora el salir delante de todos y la auto-promoción. Jesús es nuestro mayor ejemplo. Él salió para ganar nuestro corazón por amor. Uno tan fuerte y tierno, descendió tan bajo por cada uno de nosotros. ¿No podemos hacer lo mismo por él?

“Lo que trae al alma orando cerca de Dios es la humildad de corazón. Lo que da alas a la oración es la humildad mental. El orgullo, la autoestima y la auto-alabanza efectivamente cierran la puerta de la oración. El que quiera venir a Dios debe acercarse al Señor con el yo oculto a sus ojos. La humildad es una gracia cristiana rara, de gran valor en las cortes del cielo, entrando y siendo una condición inseparable de la oración eficaz. Da acceso a Dios cuando otras cualidades fallan. Su completo retrato se encuentra sólo en el Señor Jesús. Nuestras oraciones deben establecerse bajo antes de que se pueden subir alto.” E. M. Bounds

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOPKC) Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org
Intercessors Arise International Facebook Page
Intercessors Arise Blog Site
Intercessors Arise School of Prayer

¿Cómo Modeló Jesús la Humildad?

“La revelación de Su gloria incluye ver a Alguien tan alto (trascendencia), que fue tan bajo (condescendencia), para traernos tan cerca (redención), porque somos tan queridos (Novia). El Dios Altísimo fue tan bajo, porque su tan grande deseo de asociarse con nosotros. Estamos impresionados por Su poder, abrumados por Su humildad, y confiados por su amor.” Mike Bickle

Si queremos ser personas de oración, debemos aprender a caminar en la humildad de Jesús. Jesús era humilde. Tal vez esta era su característica más destacada. Imagínese si usted fuera Dios, igual al Padre, compartiendo la gloria con Él, teniendo todos los privilegios de ser Dios, y entonces te convertiste en un hombre, y te quitas todos esos privilegios. “Él es la imagen del Dios invisible” (Colosenses 1:15). Imagínate llegar ser el servidor de todos y ser Dios escondido en la oscuridad de la humanidad.

Su humildad se expresó más cuando se hizo hombre y murió en la cruz. Él nunca insistió en sus derechos y privilegios para ser honrado, entendido o visto correctamente, sino que se despojó a sí mismo de su reputación. Él estaba contento de ser visto como ordinario y no buscó ser estimado. Piensa en abrazar una vida de debilidad, pobreza, vergüenza, falta de hogar, rechazo y dolor. Nos damos cuenta de esto cuando estudiamos Isaías 53 y vemos a Jesús como el siervo sufriente. Jesús tuvo la humildad de corazón.

“Por naturaleza, estamos preocupados con nuestra imagen y por ser reconocidos por nuestros buenos rasgos. Jesús abraza una posición donde todos le subestimaron totalmente a Él y a sus habilidades. Cuando lo vieron no vieron nada para distinguirlo. Él era totalmente normal en todos los sentidos.” Mike Bickle

Es fácil para nosotros decir que somos humildes y quebrantados hasta que llega la verdadera prueba, y se nos pone en una posición de humildad. Nos preguntamos, “¿Por qué no somos reconocidos?” No se siente bien. Reaccionamos y no nos gusta. Queremos ser importantes y a menudo somos tan orgullosos. Pero Jesús se hizo nada durante su vida en la tierra, y Él nos da su ejemplo para que podamos seguir en Sus pasos. De hecho, el único rasgo de carácter que Él proclamó acerca de sí mismo era su humildad. Jesús no se puso en humildad sólo para realizar una tarea en la tierra. La humildad es parte de Su naturaleza eterna. Al entender Su humildad, se debe producir admiración, inspiración y confianza en nosotros. En su humildad de corazón encontramos descanso para nuestras almas (Mateo 11:29).

Recuerdo una de mis primeras experiencias en el campo misionero. Me uní a un barco con otros 300, principalmente jóvenes, e íbamos a cambiar el mundo! El nombre de esa nave era Doulos. La palabra en griego significa “siervo” o “esclavo” y todos estábamos aprendiendo a ser siervos por Jesús. Estoy segura de que en ese momento no nos habíamos hundido en el significado justo de la palabra en la experiencia real. Todos nos fuimos al campo de la misión con las ideas de grandeza, tal vez alcanzaríamos millones para Cristo o iniciar un orfanato o un instituto bíblico o convertirse en un gran evangelista. Pero cuando llegamos, para nuestra sorpresa, fuimos asignados a los grandes trabajos—limpiando Sanitarios, arreglando la pintura, lavando los platos—y otros servicios de alto nivel muy similares.

Mi primer trabajo en ese barco era servir la comida en el comedor. Recuerdo algunas de las luchas iniciales por las que pasé al servir la comida una y otra vez en América del Sur sin tregua aparente. Teníamos que limpiar tan rápido como podíamos y prepararnos para otro grupo de hasta 300 personas hambrientas que venían a comer. Era bastante agotador para decir lo menos, y el problema de tener un trabajo humilde es que otros realmente te tratan de esa manera, y no te sientes muy bien en ese momento. El campo misionero no era tan glamorosa como siempre había imaginado.

Pero trabajar en el comedor causó una gran impresión en mi vida.

Poco después de unirnos a esa nave antigua construida en 1914, navegamos a mi país y uno de los estudiantes de mi Seminario Bíblico vino a bordo para comer en nuestro comedor. Cuando me vio, muy sorprendentemente preguntó: “¿Por todos los Cielos, qué estás haciendo aquí?” Después de todo, yo era graduada de la universidad con especialidad en Biblia y debería estar haciendo algo mejor que lavar los platos y servir los alimentos. Pero para ese entonces ya había conseguido una victoria considerable en mi corazón, y con mucho entusiasmo le dije acerca de cómo yo estaba aprendiendo acerca de la humildad y la forma de ser un siervo. No creo que él estuviera muy impresionado.

Un par de años más tarde, estaba de visita en nuestra base de misión en Inglaterra. Después de comer el almuerzo en el comedor, llevé mi bandeja hacia el lugar donde estaban apilados todos los platos sucios. Para mi sorpresa completa, ahí estaba mi amigo de la Seminario Bíblica detrás de la pila de platos para lavar. Lo miré con sorpresa y le dije: “¿Por todos los Cielos, qué estás haciendo aquí?” Él me miró con timidez. Estaba aprendiendo la lección importante de la humildad, y es una lección que debemos aprender una y otra vez durante toda nuestra vida.

Dios da gracia a los humildes—Él Odia orgullo. Él sólo puede utilizar los humildes. Debemos abrazar la lección más importante y aprender a vestirnos a nosotros mismos en esta noble prenda. Vamos a aprender a caminar en humildad y servir como lo hizo Jesús (Mateo 20:28). Jesús nos mostró su identidad central cuando se quitó el manto y se ciñó con una toalla, y se lavó los pies a sus discípulos (Juan 13). Jesús declaró que un siervo es más grande de todos (Mateo 23:11). Leemos en Mateo 20: 26-28:

“No es así con usted. Sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros, será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo—así como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

En 1986, dos barcos chocaron frente a las costas de Rusia en el Mar Negro. Cientos de pasajeros perdieron la vida, ya que fueron lanzados a las aguas congeladas. A través de la investigación de la causa de este desastre, se encontró que no era un problema de tecnología o incluso por la espesa niebla. Terquedad y orgullo humano fue la causa del problema. Cada capitán podría haberse evitado el uno del otro. Estaban conscientes de la cercanía del barco, pero ningún capitán quería dar paso al otro. Cada uno era demasiado orgulloso para ceder. Así que chocaron y cientos de pasajeros murieron como resultado. Su falta de humildad resultó en un desastre.

La intercesión no es una ocupación reconocida. La oración es generalmente inadvertido por las multitudes. Está escondida—nadie sabe de nuestras horas en la sala de oración. Se siente rebajado—es humillante porque justo en el medio de la sala de oración eres confrontado con el ejemplo de la humildad de Jesús. Usted comienza a probar algo muy importante acerca de Jesús, y ves tu propia falta, tu orgullo y pecado. Tu ego salta cuando pasa desapercibido. Todos queremos ser importante, pero es más importante ser agradable.

Jesús se hizo nada para que usted y yo para que pudiéramos ser libres. Tenemos que hacer lo mismo y aprender a abrazar la cruz. Él es nuestro modelo perfecto. Él fue obediente y Dios lo levantó alto y lo honró. Las naciones verán la humildad de Jesús en Su victorioso triunfo en su segunda venida. Filipenses 2: 8-11 dice:

“Por lo cual Dios también le exaltó y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.”

Dios pone un alto precio en la humildad de corazón. Él contesta las oraciones de los humildes.

  • ¿Estamos dispuestos a dejar a un lado toda nuestra fama terrenal, con el fin de obtener el mayor premio—Jesús mismo?
  • ¿Estamos dispuestos a ser humildes en esta vida y simplemente orar sin ser notados—sin fanfarria, ni reconocimiento, incluso a veces siendo mal interpretados
  • ¿Estamos dispuestos a caminar humildemente como Jesús para ganar mucho más en la eternidad?“Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Lucas 14:11).

La humildad es el fundamento de lo que Dios es, lo que El hace, y bendice para siempre. Podemos tomar un buen vistazo a lo que realmente significaba para el Rey de Reyes para nacer en un humilde pesebre, vivir una vida humilde, y morir una muerte desinteresada por nosotros. Él persiguió la mansedumbre y se inclinó tan bajo por cada uno de nosotros. Que la realidad de la humildad de Jesús cambié nuestras vidas para siempre. Aprendamos a caminar en humildad y diariamente vestirnos a nosotros mismos con la belleza de la humildad. Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes (Santiago 4: 6).

“La cosa más humilde que uno puede hacer es mirar a cómo respondió Jesús al sufrimiento y maltrato. Toda su vida fue ordenada alrededor del atributo de la mansedumbre. Fue su búsqueda más grande. Desde el momento en que nació el Padre estaba contemplando su propia humildad en la persona de su Hijo. El amor se muestra abiertamente así como Jesús fue más y más abajo. Cualquier persona que realmente ve al hombre Cristo Jesús y su mansedumbre se quedará sorprendido mirando el gran misterio. ¿Cómo puede Alguien ser tan fuerte y ser tan tierno para rebajarse como él se rebajó tan bajo? Viendo a Jesús como el gran santificador de las áreas de orgullo y de enojo en el corazón humano.” Allen Hood

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org
Intercessors Arise Blog Site
Intercessors Arise School of Prayer

Una Perspectiva Eterna Cambia Todo

“Podemos ‘creer’ en la eternidad, pero ¿hasta qué punto hemos estado de acuerdo con el mundo en el sentido que la eternidad no es relevante, sino hasta después de esta vida? Eternidad no es más que un marco de tiempo que no tiene fin; es algo mucho más profundo y la cosa más cualitativa que está disponible ahora. Cuando empezamos a ver todos nuestros momentos establecidos en el contexto de la eternidad, vamos a traer a esos momentos una seriedad que nohabrían tenido de otro modo.” Arte Katz

¿Qué voy a hacer este año o incluso el próximo mes? ¿Cómo sobrevivirá mi familia? ¿Cómo voy a llegar a fin de mes?

Estas son preguntas que grandes cantidades de personas están haciendo. ¿Hay alguna manera de vivir por encima de todos estas pruebas temporales y prosperar verdaderamente en medio de la tensión y el stress de vivir en los últimos tiempos? Si todo el mundo está gimiendo y los dolores de parto acercan la venida del Señor, ¿qué podemos hacer para sobrevivir? ¿Hay una manera de vivir victoriosamente?

Tal vez lo que necesitamos es una perspectiva eterna que lo cambia todo – como vemos la vida, cómo vemos nuestras pruebas, y cómo vivimos la vida en lo ordinario.

La verdad es que estamos siendo preparados para la eternidad. Dios está construyendo carácter dentro de nosotros que va a durar para siempre. Él está más preocupado por nuestro carácter y motivos. Las únicas pruebas que cada uno de nosotros enfrentamos en la tierra son diseñadas por un Dios eterno que ve y lo sabe todo. Ellos no son un error o por casualidad. Por supuesto, nosotros mismos cometemos errores, pero Dios puede convertirlos para bien (Romanos 8:28). Él conoce nuestras ventajas y nuestras desventajas nuestros antecedentes familiares, nuestros matrimonios, nuestra educación, y todo acerca de nosotros, incluso hasta el más mínimo detalle. Él ve las circunstancias buenas y malas que enfrentamos. Debemos darnos cuenta de que Dios lo ve todo en el contexto eterno, pero nosotros vivimos en un mundo que quiere todo ahora.

El sistema mundial se basa en la satisfacción inmediata y en vivir para los placeres presentes. Pero si perdemos el sentido de la eternidad y fallamos en ver la vida desde una perspectiva eterna, perdemos todo lo importante desde el punto de vista de Dios. Comprender la Eternidad en esta vida no es sólo para anticiparnos a un futuro gozo, pero es apropiarse de una realidad presente.

El apóstol Pablo vivió en la poderosa realidad de lo eterno. Fue una gozosa realidad que hizo una diferencia en todo lo que él hacía. Él vio más allá de las cosas que sufrió en la tierra. Él estaba en apuros en todo, pero no angustiado; perplejo, pero no desesperado; perseguido, pero no desamparado; derribado, pero no destruido (2 Corintios 4: 8-10). Sus pruebas (naufragio, lapidación, persecución, cárcel, y mucho más) eran aflicciones simplemente llevaderas y momentáneas. ¿Por qué? Pablo tenía una perspectiva eterna y vio que un eterno peso de gloria le sería como su recompensa. Una perspectiva eterna cambia todo. Él dijo:

“Por tanto, no desmayamos. Incluso aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación, momentánea, está trabajando en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria, mientras que no vemos a las cosas que se ven, sino las que no se ven. Pues las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas” (2 Corintios 4:16-18).

Si miramos nuestra vida en este momento, ¿cómo vemos nuestras pruebas? ¿Son gravosas, deprimentes, abrumadoras, sin valor, y que hay que evitar a toda costa? ¿O podemos levantarnos más alto y ver el reino eterno? Todo depende de ver lo invisible y lo eterno. ¿Estamos viviendo como si fuéramos ciudadanos del cielo o como ciudadanos de la tierra? ¿Estamos produciendo la dimensión eterna en nuestras tareas diarias y en lo común?

Es posible vivir como si todo está cargado con la eternidad. Como creyentes tenemosel llamado detraer la eternidad al tiempo, de traer la realidad del cielo a la tierra. Dios quiere que pongamos nuestros tesoros en el cielo y vivir en el gozo de ser recompensados por todo lo que hacemos por amor a Jesús. Incluso dar un vaso de agua fría, no perderá su recompensa cuando lo hacemos por Jesús.

Si vivimos como vive el mundo, tratando de encontrar la plenitud ahora, entonces ¿cómo somos diferentes que los que no conocen a Cristo? Estamos viviendo como hombres que no han probado los cielos y están cegados por las trampas seductoras del enemigo. Estamos tratando de hacer del vacío de esta vida nuestra casa. El mundo entero está bajo un engaño masivo. Muchos de nosotros queremos arreglar los muebles en nuestra vida terrenal (compras sin fin, múltiples divorcios, un sinnúmero de adicciones) sin encontrar nunca la verdadera plenitud yel gozo. Simplemente no se puede encontrar sin Jesús.

La Biblia dice que somos extranjeros en la tierra y estamos buscando una ciudad cuyo hacedor y constructor es Dios (Hebreos 11:10).

Al comenzar este nuevo año, es el momento de vivir de acuerdo con nuestra verdadera vocación celestial. El verdadero gozo se encuentra solamente en vivir para el cielo, donde el brillo de este mundo ha perdido su encanto y poder. Una perspectiva eterna cambia todo. Hay una pureza increíble y simplicidad en el conocimiento de Cristo que es mucho más grande que cualquier cosa que este mundo ofrece. Pero tan fácilmente podemos ser guiados por mal camino (2 Corintios 11: 3).

Como creyentes debemos entender este mensaje acerca de lo eterno. La urgencia que nos rodea grita por nuestra atención. Ya no podemos decir que lo que se avecina en el mundo es sólo un mal sueño. Esta es la hora en que el Señor nos está pidiendo que nos levantemos para cumplir nuestro verdadero llamamiento. Él quiere que nos sacudamos las mentiras y que seamos todo lo que Él quiere que seamos en esta hora. Él quiere que pongamos nuestras mentes y corazones en las cosas de arriba. Sólo entonces Él podrá usarnos verdaderamente en la mayor medida para su gloria. Con una perspectiva eterna:

  • Podemos estar verdaderamente gozosos incluso cuando todo a nuestro alrededor se está cayendo a pedazos.
  • Podemos levantarnos con una nueva perspectiva que hará que el mundo perdido lo note.
  • Nuestra vida puede quemarse con eternidad y propósito.

Esta es una invitación para todos nosotros a entrar en una nueva dimensión del ser. Necesitamos evaluar todas nuestras actividades terrenales desde una perspectiva eterna. Es hora de vivir para el cielo y estrechar nuestra vida a lo que será eternamente de valor. El gozo no se encuentra en un corazón medio consagrado, pero cuando vamos con todo en el camino de Dios. Estoy evaluando todo lo que hago. A la luz del tribunal de Cristo al final de los tiempos, Mike Bickle ha dicho frecuentemente a nuestro personal IHOPKC:

“Señor, chócame ahora! Muéstrame qué áreas de mi vida necesito cambiar antes de ese día final.”

Hace cuatro años mi vida cambio dramáticamente en un instante. Corriendo para abrir a mi puerta para recibir una nueva computadora para escribir, me deslicé en el primer escalón y caí hasta el fondo de las escaleras, aterrizando al final de los escalones. Mi esposo me llevó rápidamente a la sala de emergencias, y terminé en el hospital con una fractura en la muñeca y en el talón. Yo estuve en una silla de ruedas durante meses con un yeso en el pie y la pierna, y uno en el brazo. Desde un punto de vista humano, no tenía ningún sentido en absoluto. Hubo meses de recuperación en que no podía hacer nada!

Durante ese tiempo tuve mucho tiempo para pensar. Pensé en la vida. Pensé en lo que era importante. Pensé en la eternidad. A través de esta circunstancia desafortunada Dios convirtió la tragedia personal y la pérdida en bendición y alegría, porque Él me dio una perspectiva eterna que lo cambió todo.

Es hora de que cambiemos nuestra perspectiva y busquemos lo que está arriba. Es hora de que vivimos a la luz de la eternidad.

Cada vez que bendecimos otro, cada vez que no nos lamentemos, cada vez que ponemos la otra mejilla y detenemos nuestra lengua de hablar mal, estamos poniendo nuestros tesoros en el cielo y seremos recompensados. Dios nos está conformando a su imagen, y no seremos avergonzados. Veamos nuestra recompensa eterna en cada acto de bondad y en cada sacrificio que hacemos, sea grande o pequeña. Todo en la tierra es la preparación para lo venidero. Tenemos un destino eterno. Aprendamos a vivir una vida de gozo a la luz de esta realidad.

“Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo, sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria” (Colosenses 3:1-4).

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org

La Más Grande Invitación

“Estamos frente a una Persona real que nos extiende esta invitación del más alto nivel. Es una llamada al fervor que brota de la plenitud del amor. Al igual que sus ojos atravesaron la multitud de ancianos, Jesús convoca a cada corazón para salir de su letargo en una entrega de todo corazón a Dios. Él nos llama al único futuro previsible, la única perspectiva verosímil, si deseamos vivir en la plenitud de su grandeza para nosotros. Él nos llama a darle todo a El.” Dana Candler

Todo el mundo ama a una invitación. Una joven ama cuando su novio le invita a pasar el resto de su vida con él. A Los niños les encanta cuando su amigo les invita a una fiesta de cumpleaños. Todo el mundo le gusta ser invitado a una reunión o a una comida.

La verdad es que un gran número de personas en el mundo no se sienta amado. Situaciones de la vida dañan corazones. Muchos de nosotros nos sentimos no deseados o inadvertidos, pero hay alguien que nos invita a entrar en una relación íntima y poderosos más allá de todos nuestros sueños más preciados. Él es el amor incondicional y nos ama completamente.

Esto es para lo que usted y yo fuimos creados.

Dios te está ofreciendo una invitación. Es una invitación para usted personalmente de Dios, el Creador y sustentador del universo. Se trata de abandonarte a Él y aceptar esta invitación, no sólo por su salvación, pero ahora mismo. Se trata de una convocatoria divina a la entrega de todo corazón. Él quiere que usted acepte esta invitación plena y comprensivamente, sin compromiso. Se trata de entrar en el corazón de Dios en la oración con todo su ser. Él te invita a amarlo en todas las dimensiones de la vida sin reserva ni pesar. Él le invita a experimentar las profundidades de su corazón y el poder de Su vida (Efesios 3: 18-19).

El problema es que muchos hoy en día están viviendo una vida cristiana a medias. Después de haber hecho un compromiso hace años, han perdido su primer amor, y también la admiración y la alegría de conocer a Cristo (Apocalipsis 2: 4). Después de haber sido tentados por el falso brillo de este mundo, han caído profundamente en la apatía y el aburrimiento. La verdad es que el mundo nunca podrá cumplir los anhelos más profundos del corazón humano. Ir de compras sin fin y todas nuestras búsquedas materiales satisfará sólo por un corto tiempo. ¡Sólo Jesús satisface por completo! Dios nos quiere llevar a todos más alto en nuestro compromiso con lo que traerá la verdadera realización.

Durante este año, Dios quiere que usted descubra Sus ardientes deseos y los anhelos que consumen de Su corazón. Él quiere que entres en su corazón con el temor reverencial y la intimidad más profunda. Él quiere establecerte en fuego a través de la comunión con Él mismo. Dios te invita a entrar en los propósitos que él diseñó a través de toda la eternidad (Salmo 33:11). Esto no es una pequeña invitación. Es la invitación más grande que usted haya podido recibir. Afectará a todo en su vida. Se le dará el poder para vivir con éxito en los últimos tiempos.

Un joven rico decidió pasar un invierno en la hermosa isla de Bermuda. Había enviado su convertible Mercedes de ensueño allí, pero cuando llegó descubrió que el límite de velocidad en la isla estaba a sólo 20 millas por hora. Durante varias semanas recorrió alrededor de la isla a sólo 20 MPH en su coche deportivo de gran poder.

Un día él condujo detrás de un anciano en una pequeña motocicleta. Se puso tan frustrado que golpeó el pedal del acelerador y pasó junto al anciano a 40 MPH. Pero de repente el anciano se disparó por delante de él en su motocicleta. Así que el joven golpeó el acelerador y subió a 55 MPH. El anciano pasó junto a él de nuevo. Así que él airadamente corrió de nuevo a una velocidad temeraria para esta isla. Pero el viejo otra vez se disparó más allá de él.

El joven finalmente bajo la velocidad hasta detenerse a un lado de la carretera. El anciano se detuvo también. Absolutamente sorprendido por la velocidad de la moto, el joven se acercó al anciano y le dijo: “¿Qué clase de poder tiene usted en esa motocicleta?”

Él dijo: “No es el poder en mi motocicleta hijo. Mis tirante se trabaron en su parachoques!”

Dios te invita a entrar en su corazón en una relación más profunda este año. Él quiere que amarre sus tirantes en el parachoques de su amor. Él quiere que usted aprenda a apoyarse en su fuerza y capacidad a través de la oración. Él quiere que usted tenga una visión más amplia de su grandeza. Quiere potenciar su vida de una manera más profunda este año.

Muchos de nosotros nos estamos apoyando en nuestras propias capacidades, y carecemos de fuerza y poder en nuestra vida.

Tal vez usted se siente como el joven que iba a sólo 20 MPH. Usted sabe que hay más pero no puede agarrarlo. Usted no quiere una vida sin poder y sin sentido. Usted puede preguntar, “¿Cómo puedo atar a los tirantes de mi vida al parachoques del amor y el poder de Dios?”

Es a través de Su invitación a una relación. Él está llevando las cosas en orden a través de la obra y gracia de Cristo. Él te invita a colaborar con Él para ver la liberación de Divina voluntad en la tierra y la reunión de todas las cosas en el cielo y en la tierra bajo su jefatura (Efesios 1: 9-10). Esta será la suma de todas las cosas en Cristo. Esto debería crear en ti un sentimiento de temor reverente. Usted está invitado a una relación con el Dios del universo que quiere traerle a usted a sus propósitos eternos y trascendentes.

“Y yo oro para que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos el pueblo santo del Señor, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo, y de conocer el amor que excede a todo conocimiento – para que seáis llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios” (Efesios 3: 17b-19).

¿Acaso esto no crea en ti un sentido de destino para este año? ¿No te da un sentido de esperanza?

Una Oración Aceptando esta Gran Invitación

Señor, te doy gracias por tu invitación personal para mí. Te agradezco que desees tener una relación más profunda conmigo este año. Acepto esta gran invitación. Te agradezco que Tú me ames plenamente. Elijo abandonarme a Ti, y elijo entrar en la oración de todo corazón. Elijo amarte en todas las dimensiones de mi vida sin reserva ni pesar. Quiero experimentar las cosas profundas de tu corazón y el poder de tu vida. Quiero disfrutar de una intimidad activa contigo y comprender los sentimientos de tu corazón. Quiero descubrir tus ardientes deseos y los anhelos que consumen tu corazón para este nuevo año.

Ayúdame a conocer Tus propósitos que has diseñado por toda la eternidad. Aviva mi corazón en el fuego a través de la comunión contigo. Ayúdame a atar mis tirantes en el parachoques de tu amor. Elijo apoyarme en tu fuerza y habilidad. Me asocio contigo para ver la liberación de Tu voluntad divina en la tierra. Usted estás trayendo todas las cosas en el cielo y en la tierra bajo tu jefatura. Digo “Sí” a tu gran invitación a una intimidad más profunda contigo. Te doy gracias por Tu amor. En el nombre de Jesús, Amén.”

Cuando decimos “Sí” a esta gran invitación, Dios nos enseña a caminar a cabo día a día. Mirar y ver.

“La imagen radiante de la gloria del Padre ha llegado a encender un fuego en nosotros, un amor ardiente, un anhelo de consumir. No hay nada tibio sobre el Dios de la revelación. Siempre radical y total, nunca pues, El va a reducir en fracciones lo que espera de nosotros. Nuestra comunión debe convertirse en una llama de fuego, un éxtasis perpetuo. Estas palabras fuertes sonarán extrañas y exageradas sólo para aquellos que no han probado que el Señor es bueno. Ellos pueden haber estudiado y leído, pero no han bebido profundamente.” Thomas Dubay

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org

Fuego en la Noche en su Ciudad

“Su ciudad es la ciudad de Dios. Las personas que están hechos a su imagen. Satanás es un invasor y un usurpador que opera en nuestro territorio. Dios no le dio autoridad a los demonios sobre su ciudad. Los demonios han infestado la atmósfera de la tierra desde antes de la creación de la humanidad, pero sólo pueden extender su autoridad en una ciudad o en una institución cuando la gente peca. Cuando nos fijamos en la historia de su ciudad, encontrará pistas sobre lo que está oprimiendo a la gente de hoy. Este es nuestro planeta, y la única autoridad que Satanás tiene ha sido robado de la autoridad humana.”

Los edificios fueron incendiados, los negocios fueron saqueados, los carros fueron quemados, y se dieron disparos de arma de fuego. Había fuego en la noche! La policía y los manifestantes violentos fueron por toda la calle principal. La ira y las emociones eran altas. La situación era tensa con agitadores y manifestantes violentos que obligaron a la policía a disparar gases lacrimógenos. Todo esto sucedió recientemente en Ferguson, Missouri en los EE.UU., pero puede ocurrir en cualquier lugar. La violencia está aumentando en las ciudades de todo el mundo.

Este aumento de la delincuencia nos toca profundamente porque queremos desesperadamente ver la paz en nuestras ciudades. En la cita anterior, John Dawson hace hincapié en el hecho de que este es nuestro planeta y que nuestras ciudades le pertenecen a Dios. Tenemos autoridad en la oración para proteger y cambiar la atmósfera de nuestra ciudad, pero debemos aprender a orar con fervor en fe con ojos vigilantes. Las palabras griegas usadas para “Guardar” son “gregoreuo” y “agrupneo”, que significan tanto estar despierto o sin dormir. Esto implica protección.

Necesitamos ser los vigilantes de Dios de día y de la noche, en busca de peligro en nuestras ciudades.

El Vigilante de Noche

“No permitiré sueño a mis ojos, no a mis párpados adormecimiento, hasta que encuentre un lugar para el Señor, una morada para el Fuerte de Jacob” (Salmo 132: 4).

Al mismo tiempo que aumenta la violencia en todo el mundo, Dios está levantando la oración en las iglesias y ciudades, y él también está levantando los Atalayas de la noche. Muchos se levantarán con esta convocatoria y abrazarán el estilo de vida del atalaya de noche. Aquí en la Casa Internacional de Oración en Kansas City, son muchos los que aman el orar en medio de la noche. Es sobre todo es un llamamiento a la juventud y se llama Fuego en la Noche. El Espíritu Santo está activando el corazón de una comunidad de personas en el mundo que van a orar y contender por la misericordia y el poder de Dios en la temporada de la noche (Joel 1:13).

Ellos estarán atentos y vigilantes.

El fuego en los Atalayas de Noche en IHOP hace un cambio en el estilo de vida. Ellos reorganizan sus vidas con el fin de interceder en las horas de la noche. Capacitan a sus cuerpos para adaptarse a un nuevo horario de tiempo en comer y dormir. Son intercesores, cantantes y músicos que creen que van a ver la victoria del Señor en la noche. Podemos hacer más eficaz obras de la justicia en el contexto de la oración noche y día. Necesitamos desesperadamente la justicia de Dios en nuestras ciudades. El ambiente de la presencia y el fuego de Dios en la noche, se abre el camino para la justicia y la cosecha de almas.

“Y acaso Dios no hará justicia a sus elegidos que claman a él día y noche te digo, Él va a ver que se les haga justicia, y rápidamente?” (Lucas 18: 7-8).

Salmo 134 habla de los de la guardia nocturna. Esto es fundamental para la estrategia divina de Dios con el fin de ver la transformación de nuestras ciudades. Mientras que muchas cosas malas suceden en la noche – el asesinato, el robo, la inmoralidad y la brujería. La luz puede invadir la oscuridad a través de la oración y la adoración. Recibimos la bendición que el Señor promete a los que ministran en su casa por la noche.

“¡Alabad al Señor, todos los siervos del Señor que ministran en la casa de Jehová. Alzad vuestras manos en el santuario y alabad al Señor. Que el Señor, creador del cielo y de la tierra, te bendiga desde Sión” (Salmo 134).

Si nos fijamos en lo que ocurrió en Ferguson, hay una urgencia de la hora de orar por nuestras ciudades. El actual énfasis en la oración hace que la oración de día y de noche sea una posibilidad en esta generación. El compromiso de un grupo cada vez mayor de los jóvenes a ser vigilantes nocturnos de Dios debe estimular cada uno de nosotros para entregarnos a la oración. Busquemos a ser personas que aprenden a orar no sólo en el día, sino también en la noche. “En el lecho me acuerdo de ti; pienso en ti en las vigilias de la noche” (Salmo 63: 6).

Como más del pueblo de Dios orar y bendecir al Señor por la noche, la atmósfera espiritual cambios en la ciudad. Su fuego se libera en la noche!

Cómo Orar por su Ciudad

“Oh Jerusalén, yo he puesto centinelas en tus murallas; ellos orarán continuamente, de día y de noche. No descansen, ustedes que dirigen sus oraciones al Señor. No le den descanso al Señor hasta que termine su obra, hasta que haga de Jerusalén el orgullo de toda la tierra” (Isaías 62:6-7).

Las siguientes son algunas maneras que usted puede traer intercesión autorizada para su ciudad en su vida de oración:

  • Cúbrase la ciudad con una continua alabanza y adoración – Dios te da su corazón para su ciudad a través de la adoración y una actitud positiva. En lugar de quejarse y reaccionar hacia el pecado en tu ciudad, das gracias a Dios por las cosas buenas. Satanás ya es un acusador, por lo que la alababanza a Dios y declarar por fe el propósito eterno y el sueño de Dios sobre tu ciudad trae SU presencia y derrota al enemigo.
  • Espera en el Señor por visión – No dependa de su propia sabiduría, sino de escuchar a Dios con una dependencia infantil. Dios le abrirá los ojos en cuanto a lo que quiere hacer en su ciudad, cuando usted deje de lado su propia agenda y espere en Él. El Señor le dará Sus estrategias para alcanzar y bendecir tu ciudad.
  • Identificarnos con los pecados de la ciudad – Todos nos podemos identificar con las raíces de cualquier pecado en nuestra ciudad. El potencial está en cada uno de nosotros. Tenemos que identificarnos en un arrepentimiento personal y corporativo. Nehemías se identificó con los pecados en su ciudad y oró: “Confieso los pecados que los israelitas, incluyéndome a mí y la familia de mi padre, han cometido contra ti” (Nehemías 1: 6-7).
  • Vencer el mal con el bien – Venga en el espíritu opuesto. Si hay mucha violencia, demostrar el espíritu de paz. Si su ciudad está llena de avaricia, demuestre generosidad. Si hay odio, viva una vida de amor. Esto le dará una gran victoria en su ciudad.
  • Sufra dolores de pato por su ciudad – Así como una mujer embarazadas sufre tribulaciones para dar a luz a un niño, vamos a dar a luz al sueño de Dios en su ciudad a través de dolor de parto (Juan 16:21). Hay que orar hasta que suceda algo; esto requiere dedicación y perseverancia. Esto tiene mucho que ver con fe para su ciudad y su avivamiento. El apóstol Pablo es un excelente ejemplo (2 Corintios 11: 27-28).

Hace unos años estábamos orando día y noche en el sur de España. Recuerdo un momento particularmente cansado de oración temprano en la mañana cuando todavía estaba oscuro, y me sentía muy sola en la sala de oración. Dios me recordó cuando Jesús estaba en el Huerto de Getsemaní y como sus discípulos se quedaron dormido. Él les había pedido que oraran con él. De la misma manera, sentí que el Señor estaba en silencio y con ternura hablando a mí, diciendo:

“¿Es que no velaras conmigo una hora? ¿No vas a velar y orar aquí en la oscuridad de la tierra y por la salvación de las almas?”

Me di cuenta en ese momento que tenía que decir “sí” al Señor. Él está buscando a los que van a montar guardia incluso cuando no sea fácil. Él está buscando a aquellos con un intenso deseo de ver su paz y su presencia en su ciudad. Tenemos dos posibilidades que se nos presentan. Podemos o bien liberar fuego santo de Dios en la noche o el enemigo liberara incendios de mal; de pecado y destrucción en nuestras ciudades. ¿Vas a ser el vigilante de Dios en una hora tan importante, aún cuando otros estén durmiendo?

¿Va a liberar su fuego en la noche a través de la oración hasta que Él traiga libertad a su ciudad?

Una Oración por su Ciudad

Estimado Señor, cambia el ambiente de nuestra ciudad a través de nuestras oraciones. Ayúdanos a proteger a nuestra ciudad como vigilantes. Nuestra ciudad te pertenece a Ti [El nombre de su ciudad.] Enséñanos a cubrirla continuamente con alabanza y adoración día y noche. Anhelamos liberar tu fuego en la temporada de la noche. Danos visión de cómo orar por nuestra ciudad y la forma de actuar en el amor a la espera de tu respuesta. Enséñanos el secreto de la oración con dolores de parto. Danos gran fe por la paz y el avivamiento en nuestra ciudad. Vamos a orar hasta que llegue tu liberación. Elegimos entregarnos sin descanso (Isaías 62: 6-7). Te alabamos porque tú eres fuerte y poderoso, y Tú puedes hacer todas las cosas. Nosotros elegimos recordar tu nombre en la noche. Te alabamos por lo que vas a hacer en nuestra ciudad, mientras oramos y alcanzamos a los perdidos. En el nombre de Jesús, Amén.

“De noche reflexiono sobre quién eres, Señor; por lo tanto, obedezco tus enseñanzas” (Salmo 119: 55).

Debbie Przybylski
Intercesores Arriba Internacional
Casa Internacional de Oración (IHOP) KC Staff
deb@intercessorsarise.org
http://www.intercessorsarise.org